El papel que juegan los ácidos grasos (AG) en la densidad mamográfica (DM) no está del todo claro. Además, los estudios disponibles hasta la fecha se basan en la ingesta dietética autoinformada.
Por ello, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores españoles evaluó la asociación entre los ácidos grasos fosfolipídicos séricos específicos y la DM en mujeres premenopáusicas.
Para ello, el estudio transversal DDM-Madrid reclutó a 1.392 mujeres premenopáusicas españolas, de entre 39 y 50 años, que asistieron a una evaluación en una unidad de radiodiagnóstico de mama del Ayuntamiento de Madrid. Las mujeres completaron un cuestionario de estilo de vida y de frecuencia de consumo de alimentos. El porcentaje de DM se estimó utilizando una herramienta informática validada (DM-Scan), y los porcentajes de fosfolípidos en suero se midieron por procedimientos cromatográficos. Se utilizaron modelos de regresión lineal multivariable para cuantificar la asociación de los terciles de ÁG con la DM. Los modelos se ajustaron por edad, educación, IMC, circunferencia de la cintura, paridad, uso de anticonceptivos orales, biopsias de mama anteriores y consumo de energía, y se corrigieron para múltiples pruebas.
Los resultados mostraron que las mujeres en el tercer tercil de AG saturados mostraron una DM significativamente más alta en comparación con las del primer tercil (βT3vsT1 = 7,53; IC 95%: 5,44-9,61). Las concentraciones relativas elevadas de ácido palmitoleico (βT3vsT1 = 3,12; IC 95%: 0,99-5,25) y ácido gondoico (βT3vsT1 = 2,67; IC 95%: 0,57-4,77), así como altas concentraciones relativas de ácidos grasos trans palmitoelaídico (βT3vsT1 = 5,22; 95% IC: 3,15-7,29) y elaídico (βT3vsT1 = 2,69; IC del 95%: 0,59-4,79), también se asociaron con una DM más alta. Por el contrario, mujeres con concentraciones relativas elevadas de ácidos grasos poliinsaturados de la serie ω-6 linoleico (βT3vsT1 = −5,49; IC 95%; −7,62/−3,35) y araquidónico (βT3vsT1 = −4,68; IC 95%: −6,79/−2,58) mostraron una DM más baja. Con respecto a los índices de desaturación, una relación palmitoleico/palmítico elevada y una baja proporción de ácidos oleico/esteárico y araquidónico/dihomo-γ-linolénico se asoció con una DM más alta.
En conclusión, las mujeres premenopáusicas españolas con altas concentraciones relativas de la mayoría de los ácidos grasos saturados y algunos monoinsaturados y trans mostraron un aumento de la DM, mientras que aquellas con altas concentraciones relativas de algunos ácidos grasos poliinsaturados ω-6 presentaron menor densidad. Estos resultados, que deberían confirmarse en estudios posteriores, subrayan la importancia de analizar los ácidos grasos en sangre de forma individualizada.

Fuente: The Journal of Nutrition