Las tasas de ingreso hospitalario de pacientes con covid-19 han sido difíciles de estimar, ya que estas dependen en mayor medida de la prevalencia de pruebas comunitarias y de los criterios de admisión, que varían entre países. Sin embargo, se estima que uno de cada 5/10 adultos presenta una gravedad suficiente en la enfermedad que justifica el ingreso hospitalario. La mayoría de los pacientes hospitalizados son admitidos con infección respiratoria aguda grave o síndrome respiratorio agudo, de acuerdo con las indicaciones de la OMS. La admisión en las unidades de cuidados intensivos también varía entre países. Los primeros estudios llevados a cabo en China y los más recientes de Europa y Estados Unidos, presentan tasas muy dispares que varían del 5 al 32%. Finalmente, la edad avanzada, las comorbilidades crónicas graves y el sexo masculino son factores que se asocian con un aumento de la mortalidad.
Por ello, se llevó un estudio de cohortes prospectivo (el ISARIC WHO CCP-UK) con el fin de caracterizar las circunstancias clínicas de los pacientes ingresados con COVID-19 en hospitales del Reino Unido. Especialmente, se pretendió explorar los factores de riesgo asociados con la mortalidad hospitalaria. En el estudio se incluyeron 20.133 pacientes hospitalizados con COVID-19 de 208 hospitales de Reino Unido entre el 6 de febrero y el 19 de abril de 2020. Las variables principales a estudio fueron la admisión en las unidades de cuidados intensivos y la tasa de mortalidad en el hospital.
La edad media de los pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 fue de 73 años (rango intercuartil: 58-82; rango: 0-104). Fueron ingresados más hombres que mujeres (hombres: 12.068, 60%; mujeres: 8.065, 40%). La media de duración de los síntomas antes del ingreso fue de 4 días (rango intercuartil: 1-8). Las comorbilidades más frecuentes fueron la insuficiencia cardíaca (31%, 5.469/17.702), diabetes (21%, 3.650/17.599), enfermedad pulmonar crónica no asmática (18%, 3.128/17.634) e insuficiencia renal crónica (16%, 2.830/17.506). El 23% (4.161/18.525) no reportaron comorbilidades. El 41% (8.199/20.133) de los pacientes fueron dados de alta, mientras que el 26% (5.165/20133) fallecieron. El 34% (6.769/20.133) continuaron recibiendo atención médica en la fecha de recopilación de datos.
El 17% (3.001/18.183) fueron ingresados en la unidad de cuidados intensivos, y de estos, el 28% (826/3.001) fueron dados de alta. Por otro lado, el 32% (958/3.001) fallecieron y el 41% (1.217/3.001) continuaron recibiendo atención cuando se recopilaron los datos del estudio. De los que recibieron ventilación mecánica, el 17% (276/1.658) fueron dados de alta, el 37% (618/1.658) fallecieron y el 46% (764/1.658) permanecieron en el hospital.
La edad avanzada, el sexo masculino y comorbilidades como la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar crónica no asmática, la insuficiencia renal crónica, la enfermedad hepática y la obesidad se asociaron con una mayor mortalidad hospitalaria. Para esta última, el Hazard Ratio fue 1,33 (IC95%: 1,19-1,49; P<0,001).
En definitiva, la mortalidad recogida en el estudio fue alta, con factores de riesgo independientes como edad avanzada de los pacientes, sexo masculino y comorbilidades crónicas, incluida la obesidad.

Fuente: BMJ