El artículo, publicado en CMAJ describe una forma de lesiones pulmonares graves, a consecuencia del consumo de los cigarrillos electrónicos o ¨vapeo¨, diferente de lo previamente manifestado en el informe EVALI, sigla en inglés para "lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos o productos de vapeo”.
Este paciente presentó un nuevo tipo de lesión que es similar al "pulmón de las palomitas de maíz", una condición que se observa en los trabajadores expuestos a un químico volátil (de un ingrediente utilizado en las palomitas de maíz para microondas). Si se inhala, el químico causa bronquiolitis, que se caracteriza por la inflamación y obstrucción de la vía aérea pequeña y, principalmente, a los bronquiolos.

Un equipo de autores de un Instituto de Investigación en London, Ontario, y la Universidad "Health Network" (UHN) en Toronto, todos involucrados en el cuidado del paciente, informan sobre el caso de bronquiolitis potencialmente mortal. El artículo describe a un varón de 17 años previamente sano que inicialmente se presentó para recibir atención después de una semana de tos persistente e intratable y finalmente fue hospitalizado y necesitó soporte vital. Después de descartar otras causas, los autores sospecharon que los e-líquidos con sabor eran la causa. La familia del joven informó que el paciente vapeaba diariamente usando una variedad de cartuchos con sabor y tetrahidrocannabinol (THC).
En un momento, los médicos consideraron que no habría más remedio sino realizar un trasplante de pulmón debido a la gravedad de la lesión. Su condición ahora se define como una lesión pulmonar crónica.
Según datos de Canadá, hasta ahora se han informado siete casos de "enfermedad del vapeo" en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. La tasa de fumadores de cigarrillos electrónicos en Canadá en la faja etaria de 15 a 24 años se estima en más de 272,000 (aunque esta cifra se refiere a 2017).
La cantidad de casos de víctimas de la "enfermedad del vapeo" aumentó a 2.290 en todos los estados de los Estados Unidos, con excepción de Alaska, donde no se ha informado ningún caso hasta ahora. La cantidad de usuarios que murieron aumentó a 49, según el último informe de los CDC.