Según recoge Jacqui Wise recientemente en el British Medical Journal, las medidas restrictivas llevadas a cabo en muchos países europeos pueden haber evitado 3,1 millones de muertes por covid-19 en 11 países europeos, incluidos 450.000 en España. Son estimaciones de un nuevo estudio publicado en Nature que ya referimos recientemente en LosDoctores.es. Sin embargo, los investigadores advierten que los países europeos están muy lejos de lograr la inmunidad de rebaño, ya que menos del 4% de su población (5,5 % en España) estaban infectadas con SARS-CoV-2 hasta el 4 de mayo. La proporción estimada de la población total infectada varía entre los países desde menos del 1% en Noruega, Alemania y Austria hasta el 8% en Bélgica.
De este modo, el riesgo de una segunda ola si se abandonan todas las intervenciones es muy real, según el autor del estudio.
En la investigación se estimó que entre 12 y 15 millones de personas estaban infectadas con covid-19 en los 11 países incluidos en el estudio (Austria, Bélgica, el Reino Unido, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España, Suecia y Suiza) hasta principios de mayo.
A lo largo del mes de marzo, los países europeos comenzaron a implementar intervenciones no farmacológicas para controlar la epidemia de COVID-19. Estas variaban entre países, incluyendo el distanciamiento social, la prohibición de grandes reuniones, el cierre de escuelas y la prohibición de todos los viajes, excepto los esenciales. El estudio señala que la mayoría de las intervenciones se implementaron de forma sucesiva en muchos países y, por lo tanto, es difícil separar el efecto individual de cada intervención.
El modelo encontró que las medidas de restricción habían reducido con éxito el número de reproducción (valor R) a menos de 1 en todos los países estudiados, que van desde una media de 0,44 para Noruega a 0,82 para Bélgica. El valor promedio de R en los 11 países fue de 0,66, una reducción del 82% de la cifra anterior a los bloqueos.

Fuente: BMJ